Buscar:
Search:
Boletín:
Newsletter:
Suscribe Newsletter / Suscribase Boletin Facebook twitter YOUTUBE Idiomas: Languajes:
Costa Rica Explorer Guide
Costa Rica's best
online magazine
 
Costa Rica Reportajes Noticias Agenda Cultural ¿Quiénes somos? Alquiler de carros Pauta y Servicios Red Cultura Inicio
 
  • Fotos de Valle Central
  • Mapa de Valle Central
Valle Central
Encuentre los mejores servicios para disfrutar Costa Rica
 
  • Información General
  • Acerca de Valle Central
  • Historia
El Valle Central de Costa Rica está ubicado en el centro geográfico del país y es donde se aloja la mayor cantidad de habitantes; más de la mitad de la población vive, estudia y trabaja en esta región. 
Esta zona está ubicada en el centro geográfico de Costa Rica, la zona más poblada del país. Abarca a la Gran Área Metropolitana, conformada por las cabeceras de las provincias de San José, Heredia, Cartago y Alajuela. Tiene un gran desarrollo comercial e industrial, educación universitaria y el reinstalado ferrocarril se encuentran aquí. Una gran variedad de relieves, altitudes y topografías permiten diferentes microclimas y abundante biodiversidad.

Es un terreno de planicies y con un sistema montañoso llamado Cordillera Volcánica Central.  Al norte están los volcanes activos e inactivos, como  el Poás en Alajuela, el Barva en Heredia y el Irazú y el Turrialba en Cartago. Al sur está La Fila la Carpintera, constituida por un grupo de montañas.

Estas montañas azuladas que rodean el valle conforman una cadena que inicia en la Depresión del Desengaño que divide al Volcán Barva del Volcán Poás. Siguen las Tres Marías, tres picos montañosos y luego el Paso de la Palma que las divide del Volcán Irazú.  Hacia el sur están los picos de Alajuelita y Escazú, los cuales se ven adornados de un color rojo durante el verano, cuando se tiñen los Robles de Sabana localizados en sus faldas. Al oeste, los montes de Ciudad Colón y al este el Volcán Irazú.

Aquí se localiza la Capital de Costa Rica, San José, constituida como tal en 1838. Fue fundada entre 1736 y 1737 por orden del Cabildo de León con el propósito de reunir a los pobladores  del Valle de Aserrí. Un creciente aumento de locales comerciales propició el rápido desarrollo de la zona, siendo la tercera ciudad del mundo con iluminación eléctrica, después de Nueva York y París.

Cuenta con un pasajes peatonales, siendo el de la Avenida Central el más popular, más de 12 cuadras de largo bordeadas de locales comerciales y puntos históricos. Recientemente se concluyeron las cuadras del sureste del Mercado Central hasta el Hospital San Juan de Dios.  

San José posee los museos más importantes del país como el Museo Nacional de Costa Rica, que relata la historia precolombina, colonial y republicana de Costa Rica. Es posible disfrutar de una bella vista de San José desde su plaza superior. Construido en el antiguo Cuartel Bellavista.

En dirección oeste está el Museo De Oro del Banco Central con una de las colecciones de arte en oro precolombino más importantes del mundo. Es un edificio subterráneo, y en su superficie se ubica la aglomerada Plaza de la Cultura. Hacia el norte está el Museo de Jade, con una impresionante colección de figuras y ornamentos de jade realizados por culturas indígenas de Mesoamérica.  

Otros de sus atractivos son el Teatro Nacional,  galardonado como Monumento Nacional en 1965; la iglesia de La Merced con arquitectura neogótica y el Edificio de Correos, inspirado en el edificio de Correos de Madrid.

También está el Teatro Popular Melico Salazar; con un diseño clásico industrial preformado; el ""edificio metálico"", fue inspirado en la arquitectura  moderna en hierro que dió orígen la Torre Eiffel, se encuentra frente al Parque Morazán, junto al Parque España y alberga dos escuelas públicas.

Dispersos a lo largo de la capital hay parques como el Parque Central, el Parque Nacional, el Parque España, el Parque de la Merced y el Parque Morazán, hermosos puntos que no se pueden ignorar. Estos son lugares de encuentro y tranquilidad, verdes pulmones de la ciudad gracias a sus numerosos árboles.

A lo largo de los años, San José ha tenido cambios en su arquitectura, edificaciones derribadas y otras que han cambiado de ubicación para su preservación. Por esto la Antigua Penitenciaría central es ahora el Museo de los Niños y El Aeropuerto de la Sabana es el Museo de Arte Costarricense.

Más recientemente, la antigua Fábrica de Licores y el paseo de Damas fueron convertidos en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo. Se planea ocupar las amplias instalaciones de la Antigua Aduana, contiguas a la Estación de Trenes al Atlántico para exposiciones.

""Chepe"" por sobrenombre de José como la conocen los Ticos, está a 1150 m.s.n.m, tiene una temperatura promedio de 22° y lluvias moderadas (la Cordillera Volcánica Central la protege de la influencia climática del Caribe). Ofrece todo tipo de facilidades y servicios con una vida nocturna muy activa (discotecas, centros nocturnos, bares).

Tiene una gran cantidad  de actividades culturales reseñadas por medio de la prensa escrita o en sitios especializados como redcultura.com donde el visitante puede estar al tanto de toda la agenda cultural que ofrece la gran área metropolitana.

Se localizan aquí también las sedes del Poder Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial, el Instituto Costarricense de Electricidad y la Universidad de Costa Rica así como una gran oferta de bancos estatales y privados.

Las poblaciones circundantes al casco metropolitano son zonas urbanas con desarrollo comercial como San Pedro, Tibás, Guadalupe, Moravia, Pavas, Desamparados y Rohrmoser.  Escazú y Santa Ana han experimentado un gran desarrollo inmobiliario en la última década.

La zona del Valle Central posee otras ciudades con  encantos propios con climas, modos de vida y culturas diferentes .

La ciudad de Alajuela (La Lajuela) fundada en 1782 en las faldas del Volcán Poás. Las comunes piedras de laja en los ríos Ciruelas y Alajuela le dieron su nombre ”La Lajuela” o lugar donde hay lajas. Con el tiempo las palabras se unieron hasta llegar a ser Alajuela. 

Su mayor atractivo turístico es el Parque Nacional Volcán Poás, que protege un volcán activo en sus 6506 hectáreas. Es posible acceder prácticamente al cráter con un vehículo liviano, algo único en el mundo. Una zona cubierta de exuberante vegetación típica del bosque nuboso, con especies que alcanzan los 20 metros de altura, cubiertos por musgos.

Además protege unas 72 especies de aves, un  bosque enano y La Laguna Botos, el anterior cráter activo ahora una laguna de agua fría con impresionante belleza. Con ayuda de un clima despejado es posible apreciar la increíble y prácticamente única vista de ambos océanos, pacífico y atlántico. De fácil acceso, cercano a la capital, cuenta con facilidades y áreas para merendar.  

El preservado Parque de los Mangos está aquí. Su nombre es debido a la gran cantidad de enormes árboles de mango a su alrededor. Un lugar para tertuliar sobre cualquier tema y para contar chistes, una habilidad especial de los alajuelenses.

Cuna del héroe nacional, Juan Santamaría, de la campaña de 1856 contra los invasores esclavistas (filibusteros). Aquí también se localiza el Museo Histórico Juan Santamaría, que relata la batalla de Santa Rosa y de Rivas, Nicaragua donde Juan Santamaría quemó el mesón en que se refugiaba el enemigo, venciéndolo.

Alajuela es la puerta principal a vuelos internacionales con el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, en constante crecimiento y desarrollo. Antiguamente llamado Aeropuerto Internacional del Coco, por construirse en el Llano del Coco. Es el aeropuerto más moderno de Centro América.

Saliendo de Alajuela hacia el Poás hay sitios muy agradables para almorzar, con hermosas vistas panorámicas del Gran Área Metropolitana. Al noroeste de Alajuela, están las ciudades de San Ramón, Sarchí, Naranjo y Palmares donde se combinan las labores agrícolas con las artesanales.

Desde la carretera vieja a Puntarenas que pasa por el corazón de los pueblos de Grecia, Sarchí, Naranjo, Palmares y San Ramón se disfruta de una hermosa vista panorámica.

Sarchí, esta ciudad agropecuaria es la cuna nacional de la artesanía. Es uno de los sitios donde se fabrican y pintan a mano las mejores Carretas Típicas de Costa Rica. Aquí se encuentra la fábrica de carretas de Don Joaquín Chaverri, la cual desde su nacimiento en el año 1902, ha utilizado un molino de agua para mover su producción. Los historiadores coinciden que aquí nació este arte.

Es imprescindible visitar el parque central de Zarcero, localizado frente a la iglesia principal. Los arbustos del parque poseen diversas siluetas, magníficas figuras de animales y dinosaurios, entre otros. El creador de este precioso escenario es Evangelisto Blanco quien desde los años sesentas les da mantenimiento así como al resto del parque. Este inesperado lugar es visitado frecuentemente por turistas nacionales.

La tranquila ciudad de Palmares reconocida por el diseño y manufactura de muebles de madera clásicos y modernos. Una vez al año, en la segunda semana de enero, se celebran las Fiestas Cívicas de Palmares, más de una semana de juegos mecánicos, fuegos artificiales, topes y mucho más. Se ha convertido en una de las fiestas más populares de Costa Rica donde miles de personas de todas partes asisten.

San Ramón, es considerada la cuna de poetas y líderes políticos, muchos intelectuales, oradores de plaza pública, profesores y  pensadores han nacido y crecido aquí, también expresidentes como Rodrigo Carazo Odio y José Figueres Ferrer.

Entre sus atractivos está el Museo de San Ramón, el mercado, La Iglesia y la Escuela G. Washington. Sus casas antiguas le dan un aire singular.

Hacia el este de Valle Central tenemos a la ciudad de Cartago que fue fundada en 1563 por el conquistador español Juan Vásquez de Coronado, sin embargo, su actual localización se debe a Alonso Anguciana de Gambos. Cuando Costa Rica pertenecía a la Capitanía General de Guatemala, Cartago fue su capital y dejó de serlo, tras la Guerra Civil de Ochomogo en 1823, donde fue evidente la superioridad militar, política, económica y comercial de San José.

Esta ciudad ha sido reconstruida tras ser víctima de tres terremotos que la devastaron en los años 1822, 1841, y el tercero y mas destructor, el 14 de mayo de 1910. La ruinas de la antigua parroquia de Santiago Apostol son evidencia de este último terremoto.

A pocas cuadras de las ruinas está la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles (1921), considerada como la más importante de Costa Rica. Santuario de "La Negrita", la imagen de la Patrona de Costa Rica. Todos los años, el día 2 de agosto, miles de costarricenses realizan las Romerías, un acto de devoción en honor a la virgen.

Cartago se fundó en las faldas del Volcán Irazú, el volcán activo a mayor altura de Costa Rica, con 3432 m.s.n.m. este forma parte del Parque Nacional Volcán Irazú (1955) que protege más de 2000 hectáreas, con el volcán más grande y alto de Costa Rica. Desde su cima y con ayuda de un cielo despejado es posible ver los 2 océanos y la Cordillera de Talamanca junto con las poblaciones de Tierra Blanca, el Valle del Guarco y el Valle de Orosi.

El Irazú emite nubes de vapor, ceniza y escorias acompañados de fuertes sacudidas sísmicas.  Posee lagunas de arena gris o dunas que le dan al paisaje una apariencia casi lunar, en contraste con la densa vegetación del Volcán Poás. Hay también una laguna de color verde que cuando hace un sol brillante toma un color casi fosforecente.

Su última fuerte actividad, entre 1963 y 1965, estuvo caracterizada por erupciones de ceniza que paralizaron la capital y afectaron el estilo de vida de miles de costarricenses. De fácil acceso, cercano a la capital, cuenta con facilidades y áreas para almorzar, eso si, es mejor llevar abrigo sobre todo en los meses de diciembre y enero.

El Valle de Orosi también forma parte del Valle Central, aquí se localizan las comunidad de Orosi y Ujarrás, donde se fundaron los primeros asentamientos españoles de Costa Rica.
Las Ruinas de la Iglesia de la Purísima Concepción del Rescate de Ujarrás son el vestigio de esto. Estas fueron declaradas Monumento Nacional en 1920.

Cercano a las ruinas se encuentran los Jardines Botánicos Lankester, con una impresionante colección de orquídeas. La mejor época para observarlas es cuando estas florecen, entre los meses de abril y mayo. Forman parte de la Universidad de Costa Rica.

Hay edificaciones de importancia como la Represa de la Planta Hidroeléctrica de Cachí, en funcionamiento desde 1966, fue la primera en su tipo en toda Centroamérica. Mide 79 mts de alto y 186mts de ancho. Su creación generó un gran lago con atractivo turístico que dispone de opciones gastronómicas con platillos típicos e internacionales.

Está también la Iglesia y Museo Colonial de Orosi, única construcción colonial en muy buen estado donde se ven artículos de uso diario utilizados por los frailes franciscanos en sus campañas de evangelización. Declarada  Monumento Nacional en 1985.

La ciudad de Heredia ha sido conocida por décadas como la ciudad de las flores en referencia a las hermosas mujeres que habitan ahí, está ubicada en las faldas del inactivo Volcán Barba y la mayoría de sus poblados fueron nombrados con santos o santas católicas como Santo Domingo, Santa Rosa, San Pablo, Santa Bárbara, San Joaquín de Flores, San Rafael.

Con un centro histórico, compuesto por La Escuela República de Argentina, el edificio de Correos y Telégrafos, La Casa Cural, la iglesia de La Inmaculada, el Fortín y el edificio del Liceo de Heredia, antigua Escuela Normal, centro de la intelectualidad costarricense hasta la creación de la Universidad de Costa Rica (1940).

Entre sus atractivos está El Fortín (1876), diseñado por el escultor, dibujante y fotógrafo Fadrique Gutiérrez. Es un símbolo de la ciudad y Monumento Nacional, declarado así el 2 de noviembre de 1974. Heredia cuenta con un servicio de tren que se dirige a San José cuyo recorrido le permite disfrutar de paisajes pintorescos. Es sede de la Universidad Nacional, la segunda universidad estatal más importante de Costa Rica.

La localidad de Santo Domingo de Heredia posee una plaza de casi tres cuadras de diámetro que termina en la Escuela pública del pueblo. La arquitectura de la escuela es de principios del Siglo XX, con impecables jardines. Sobre la plaza, una imponente basílica
con cúpulas plateadas y una impresionante vista del Volcán Irazú a su espalda.

Hogar del primer parque temático dedicado a la biodiversidad, el INBIO Parque. El Instituto Nacional de Biodiversidad recrea algunos de los tipos de bosque de Costa Rica así como estudia las especies de flora y fauna. De reconocimiento mundial por sus investigaciones y publicaciones.

San Rafael de Heredia
posee una gran iglesia blanca de estilo gótico con una importante colección de vitrales. Es posible ver esta iglesia desde cualquier punto del valle central, especialmente desde San José, San Pedro y Guadalupe.

Barva de Heredia localizado en las faldas del Volcán Barva, tiene una plaza central y el Palacio municipal que refleja la vida a finales del siglo XIX con construcciones auténticas y conservadas. Casas antiguas se han convertido en restaurantes y locales comerciales.

En la región agropecuaria de Turrialba se encuentra el famoso Monumento Nacional de Guayabo, considerado el más grande e importante hallazgo antropológico del país. Aquí se han encontrado unas 50 diferentes estructuras de piedra en las cuatro hectáreas excavadas. Con calzadas de piedra que eran utilizados como caminos y que contaban con un sistema de drenaje. Estas se prolongan en diferentes direcciones a lo largo de varios kilómetros.

Hay gradas, puentes, muros de contención, planos inclinados y basamentos en forma de montículos como base para las casas. Posee un sistema de acueductos abiertos y cerrados que conducían el agua hacia los tanques de captación, este sirve actualmente. Su ocupación se remonta al año 1,000 a.C. aunque el mayor desarrollo del cacicazgo tuvo lugar entre los años 300 a 700 d. D.

El río Turrialba, que desemboca en el Reventazón con una pendiente que produce puntos de gran aceleración de las aguas, es ideal para la práctica del rafting. Con grandes extensiones de cultivos de caña de azúcar, además se produce el popular queso Turrialba. Posee una variedad de altitudes así como microclimas propicios para una biodiversidad abundante y cambiante.

El poblado de Coronado se localiza en las faldas del Cerro Zurquí, una fracción del cantón forma parte del Parque Nacional Braulio Carrillo. El paisaje de este poblado está decorado de árboles como el ciprés y terrenos de pastoreo para la producción lechera.

La iglesia de Coronado es una obra de arte inspirada en el estilo gótico francés, diseñada por el arquitecto costarricense Teodorico Quirós al final de la década de los 20s. La estructura prefabricada de metal fue confeccionada en Alemania, arribó a Puntarenas y fue descargada en la Plaza González Víquez. Posteriormente fue trasladada en carretas de bueyes por los propios pobladores de Coronado.

Posee un clima frío, con mucha nubosidad y neblina. Su nombre es en honor al Conquistador español Juan Vásquez de Coronado.


El Parque Nacional Braulio Carrillo al poseer un sector en el costado pacífico y otro en el atlántico es fácilmente perceptible desde la carretera en el punto del Túnel Zurquí esa diferencia en la vegetación. Nombrado en honor al tercer Jefe de Estado costarricense y Benemérito de la Patria, quien hizo grandes esfuerzos por comunicar el puerto de Limón con el valle central.

Altos complejos volcánicos tapizados con denso bosque primario siempre verde conforman la mayor parte del área protegida (47,583 ha). Además lo acompañan ríos caudalosos, unas 6,000 especies de plantas y abundante fauna.

Lo atraviesa una carretera en dirección a Limón cuyos miradores obsequian hermosas vistas panorámicas. Es por aquí que pasa el Río Sucio.
 
Entre las zonas protegidas del Valle Central están el Parque Nacional Volcán Irazú, Parque Nacional Volcán Poás, Parque Nacional Braulio Carrillo, que incluye al Volcán Barva, el Parque Nacional Volcán Turrialba y la Zona Protectora de los Cerros de Escazú. Además posee una gran oferta de turismo de aventura como canopy, rafting, excursiones a caballo, en bicicleta, caminatas y más.


 
 
Clima

Debido a su extensión, la región del Valle Central comprende parte de las provincias de San José, Alajuela, Heredia, y Cartago. Para poder explicar el clima en esta región toman puntos específicos de análisis meteorológico, estos puntos de referencia son Pavas en el centro del Valle y  Fraijanes para el sector montañoso.  La cantidad de lluvia registrada varía de acuerdo con la zona, por ejemplo en el sector central (Pavas) 997m de altitud, se acumula durante el año una cantidad promedio de 1967 mm (1mm es equivalente a 1litro por metro cuadrado). Mientras en el sector montañoso (Laguna de Fraijanes) a 1 850m de altitud, el registro anual es de 3 230.8 mm.

En los sectores montañoso y hacia el este del Valle Central la cantidad de lluvia registrada es mayor que la que se presenta sobre el Valle y el sector oeste como Santa Ana, Ciudad Colón, etc.  Cartago presenta una característica especial y es que el promedio anual ronda apenas los 1400 milímetros siendo la cabecera de provincia con menos precipitación.

El Valle Central presenta estaciones bien definidas, una época seca que va desde Diciembre hasta Marzo, y una lluviosa que se extiende desde Mayo a Octubre (bajo condiciones normales). Se considera que Abril y Noviembre son meses de transición de una época a otra. En Julio se nota una disminución de las lluvias denominado el Veranillo de San Juan, provocado por un cambio en la circulación del viento, esta condición puede prolongarse de una a tres semanas.

Temperaturas

En la parte baja del Valle y usando como referencia a Pavas la temperatura promedio se mantiene entre los 22 y 24 grados Celsius (°C) y no tiene grandes cambios a través del año, mientras que la máxima promedio no exceden los 29 ºC y los promedios de la temperatura mínima oscilan alrededor de los 18ºC. Mientras en el sector montañoso del Valle, la temperatura máxima apenas alcanza los 23 grados en los meses de marzo y abril y durante enero y febrero fácilmente baja en algunas ocasiones hasta 7ºC.

Geografía

El Valle Central es una meseta rodeada de montañas con una leve inclinación que baja de  norte a sur y de este a oeste, siendo el sector de San José este y Cartago los más altos.  Es una topografía relativamente plana con ríos de cauce poco profundo a excepción de algunos como el Río Virilla que tiene el cañón más profundo.  El Valle Central es una depresión tectónica y está limitada al norte  y al este por la  Cordillera Volcánica Central, al sur por los cerros de Escazú, los de la Candelaria y el Tablazo y al sur por los cerros del Aguacate.  Los montes de Ochomogo y La Carpintera la dividen en dos partes, la oriental o Valle de Cartago, un poco más elevada y ocupa una porción de un tercio de la extensión total.  La occidental o Valle de San José, ocupa el millar de kilómetros cuadrados restantes.  Esta depresión está rellena principalmente por materiales volcánicos.  Las irregularidades que presenta se deben a los cortes y rellenos fluviales y a los antiguos depósitos sedimentarios y volcánicos.

 
 
 
San José, La ciudad Capital
La Lajuela
La muy noble y muy leal Ciudad de Cartago
Heredia, La ciudad de las flores
Entre bosques, volcanes y calzadas.
San José, La ciudad Capital
San José ya se había ganado este título desde antes que realmente fuera nombrada capital de Costa Rica, luego de la guerra civil de Ochomogo, donde Cartago perdió el título.  Fue constituída capital en 1838.  Los asentamientos comerciales que se establecieron con más rapidez en esta zona que en Cartago propiciaron el rápido desarrollo de la zona y desde mediados del siglo XIX San José fue el centro comercial, social y civil indiscutible de la naciente nación costarricense.  La ciudad fue fundada entre 1736 y 1937 por orden del Cabildo de León, la intención era reunir a los pobladores dispersos del llamado Valle de Aserrí, para lo cual se fundó una ermita en el sector conocido como La Boca del Monte.  Ese mismo año fue elegido San José como patrono parroquial dando origen al nombre de la comunidad de San José de la Boca del Monte.  La zona presentaba problemas con el abastecimiento de agua lo cual propició un avance lento en su desarrollo inicial, posteriormente la construcción de acequias y canales de riego aseguraron pronto el suministro del agua, lo cual aunado  a la fertilidad de sus suelos y  a la instalación de la Factoría de Tabacos de Costa Rica propició una importante concentración urbana a finales del siglo XVIII.

San José es por lo tanto una de las ciudades más jóvenes de la América Latina pero desde sus inicios como centro urbano ya presentaba importantes estándares de desarrollo, fue la tercera ciudad del mundo después de Nueva York y París en contar con iluminación eléctrica, inauguró su cañería municipal en 1868  y su desarrollo arquitectónico alcanzado a principios del siglo XX siempre le representaron grandes elogios internacionales.  Muchas de estas piezas arquitectónicas sobreviven y conviven con edificios modernos que las superan muchas veces en tamaño, se mezcla el modernismo con lo clásico y lo republicano.  En cualquier esquina de San José se pueden encontrar  ejemplos de un pasado no muy lejano que se resiste a ser olvidado. En la actualidad se ha dado inicio a un verdadero rescate de la ciudad,la cual entre los años 60s y 80s, experimentó un acelerado desarrollo que no fue bien regulado por los urbanistas.  La ciudad ahora cuenta con pasajes peatonales muy importantes como el de la Avenida Central el cual cubre más de doce cuadras de largo y ha representado el cambio más significativo para la ciudad y sus usuarios.  El bulevar de la Avenida Central se trató de iniciar tímidamente a finales de la década del 70 interrumpiendo el paso de vehículos en algunas cuadras pero luego fue reabierto al tránsito.  Recientemente se concluyeron las cuadras que van desde la cara sur este del mercado central hasta el Hospital San Juan de Dios completando esta importante vía comercial.  El bulevar de la Avenida Central dio pie a la construcción de otros paseos peatonales más, en un intento ordenado de descongestionar la ciudad de automóviles.  Estos paseos hoy en día son rutas desde las que se pueden apreciar importantes aspectos turísticos e históricos de la ciudad.
Avenida Central
Avenida Central
En San José se concentran los museos más importantes del país en un recorrido de ocho cuadras se puede visitar el Museo Nacional de Costa Rica, construido en el antiguo Cuartel Bellavista donde en algún momento se concentraron las fuerzas militares que apoyaban a los gobernantes de turno y fue aquí mismo dónde el 1 de diciembre de 1948 José Figueres Ferrer dió su simbólico martillazo contra uno de los muros del cuartel aboliendo el ejército como institución en Costa Rica. El Museo Nacional es rico en historia precolombina y colonial y republicana de Costa Rica.  Desde su plazasuperior se obtiene una bella vista de la ciudad capital. Siguiendo hacia el oeste sobre el bulevar de la Avenida Central se encuetra el Museo De Oro del Banco Central que alberga una de las colecciones de arte en oro precolombino más importantes del mundo, es el único edificio subterráneo de la ciudad y en su superficie se ubica la Plaza de la Cultura.  Este espacio se diseño de esta forma para despejar la cara norte del Teatro Nacional, construido entre 1890 y 1897 y considerado la mayor joya arquitectónica de Costa Rica.  El Teatro Nacional fue una realidad gracias al aporte del impuesto sobre las exportaciones de café y posteriormente a las importaciones.  Fue galardonado como Monumento Nacional en 1965.  Hacia el norte de la Plaza de la Cultura se ubican el Museo de Jade, con una impresionante colección de figuras y ornamentos realizados con esta preciada piedra por los indígenas de Mesoamérica. 
Avenida central
San José cuenta con una estructura de cuadrantes muy similares a las del siglo pasado, conservándose casi iguales en su distribución desde el Parque Nacional al este de la ciudad, junto a la Biblioteca Nacional y la estación de trenes al Pacífico hasta la Sabana al oeste y de Barrio Amón y Otoya en el norte hasta la estación de trenes del Pacífico y la Plaza Cleto González Víquez en el sur de la ciudad capital.  Con el mejoramiento que ha tenido la ciudad en la última década los parques son los que más atención han recibido y son lugares placenteros para disfrutar de un momento de dispersión.  el Parque Central, el Parque Nacional, el Parque España, el Parque de la Merced y el Parque Morazán se cuentan entre los más importantes y cada uno aporta una importante dosis de oxígeno a la ciudad gracias a sus numerosos árboles.
Algunos edificios entre teatros, iglesias y escuelas se encargan de darle un carácter muy particular a esta pequeña ciudad; entre las iglesias más hermosas de la capital destaca  La Merced, construida en 1900, de arquitectura neogótica, se edificó para sustituir al antiguo templo que sufrió severos daños en el terremoto de 1888.  Uno de los edificios más bellos de la ciudad sin duda es el Edificio de Correos, inspirado en el edificio de Correos de Madrid, su realización data de 1910 y le otorgó un aire señorial a la joven ciudad.  Otra bella obra arquitectónica es el Teatro Popular Melico Salazar, con un diseño clásico este teatro es uno de los principales escenarios de la cultura costarricense.  Uno de los edificios más representativos de la revolución educativa e industrial del país es el "edificio metálico" que alberga a la escuela Buenaventura Corrales.  Inspirados por la Torre Eiffel, con su diseño industrial pre formado,  Costa Rica optó en 1891 por contratar en el extranjero un edificio fabricado en metal para ser usado como escuela.  La obra fue encargada al arquitecto Charles Thirion y la fabricación la llevó a cabo la empresa Societé des Forges de Aiseau en Bélgica.  De esta forma nació uno de lo edificios más bellos de la ciudad situado en una de las zonas más verdes de la capital, frente al Parque Morazán y junto al Parque España.  Su construcción se finalizó en 1896 en medio de las críticas de los sectores más conservadores y que no veían en el metal algo más que la estructura y no el acabado.
El gran área metropolitana es el resultado del crecimiento sostenido de la ciudad en donde sus  barrios y suburbios se han ido mezclando entre sí generando esta gran zona residencial, comercial e industrial.  La mayoría de poblaciones circundantes al casco metropolitano están en ese proceso mixto de zona urbana mezclada con desarrollos comerciales sobre sus principales calles, es el caso de San Pedro, Tibás, Guadalupe, Moravia, Pavas, Desamparados, Rohrmoser, y Escazú, que son los distritos más cercanos a la ciudad capital y que sus límites hace tiempo se borraron con el crecimiento urbano. Las montañas del sur de la capital han comenzado a urbanizarse en sus faldas y en el caso de las montañas de Escazú y Santa Ana son las que más desarrollo inmobiliario han experimentado en los últimos cinco años.
San José está a una altura promedio de 1150 metros y tiene una temperatura en promedio de 22° y la fila norte de montañas y volcanes de la Cordillera Volcánica Central la protege de la influencia climática del Caribe, produciendo que las lluvias sean más moderadas que en la región atlántica, estas características  hacen de esta región una de las zonas favoritas del país, sobre todo hacia el este de la ciudad que el clima es más fresco.  Esta es una zona rica en ofertas de todo tipo, desde centros y moles para realizar compras hasta una extensa variedad gastronómica que ofrece platillos provenientes de muchas regiones del mundo.  La música también está presente en cada rincón del Valle Central y la oferta es igual de amplia que la gastronómica.  Se puede disfrutar desde música clásica en el Teatro Nacional hasta una marimba alegrando una chicharronera en Aserrí. San José esta llena de actividades donde la música es la protagonista o un complemento importante en alguna actividad.  Una surtida oferta de discotecas, centros nocturnos, bares, salones de baile y espacios para música en vivo y gran cantidad de lugares destinados a la recreación forman parte de la basta oferta de actividades de entretenimiento que se suman, a una también extensa lista de actividades culturales dentro de la ciudad capital como el teatro, la danza, conferencias, exposiciones de arte o conciertos de música de todos los géneros, los cuales son reseñados por medio de la prensa escrita o en sitios especializados en la actividad cultura como redcultura.com donde el visitante puede estar al tanto de toda la agenda cultural que ofrece la gran área metropolitana.
En la ciudad capital la sensación de estar rodeado de montañas no es una simple expresión, casi  hacia cualquier lugar donde se dirija la vista la presencia de estos gigantes azules es cautivadora; dependiendo de la época del año, sobre todo en los meses de diciembre a marzo cuando la humedad del aire disminuye y no hay bruma la sensación de cercanía aumenta.  Y no es para menos pues realmente no están distantes, es la perspectiva atmosférica la que les da su color azul y su apariencia lejana.  Hacia el norte despuntan las siluetas más reconocibles de todo el Valle Central, inicia en la Depresión del Desengaño que divide al Volcán Barva del Volcán Poás, y sobresalen un conjunto de tres picos llamados las Tres Marías, terminando en el Paso de la Palma que divide este conjunto con el Volcán Irazú.  Hacia el sur los picos de Alajuelita y Escazú han sido motivo de inspiración para pintores desde el siglo pasado y es especial en verano cuando los Robles de Sabana inundan con su color rojo las faldas de estas montañas y las sombras definen sus relieves.  El oeste es el que presenta las montañas más bajas en los montes de Ciudad Colón.  Y finalmente hacia el este la figura inconfundible e imponente del Volcán Irazú emerge dominando  todo el valle de Central.
Es en general una ciudad tranquila donde la afabilidad de su gente aún esta presente a pesar de ser una urbe con cierto ritmo de vida.  La gente sonríe y es anuente a brindar siempre algún tipo de ayuda o proporcionar alguna indicación, aunque sea una "dirección a la tica". Aquí conviven y confluyen todas las clases sociales inmersas en diversas actividades económicas.  Caminar es aquí la mejor opción en trayectos cortos pues desde la desaparición del tranvía en los años 50´s San José no cuenta con un sistema de transporte interurbano eficiente.  El caminar es el mejor medio para descubrir aspectos escondidos en la ciudad de San José.  Esta ciudad a la que simplemente llamamos "Chepe" por sobrenombre de José (San José) es el centro neurálgico del país, donde los los tres poderes de la República tienen sus sedes, el Poder Legislavivo, el Ejecutivo y el Judicial y además importantes entidades estatales como el Instituto Costarricense de Electricidad o la Universidad de Costa Rica se ubican en San José.  El centro financiero está resumido en un área de seis cuadras donde los bancos más importantes tienen aquí sus representaciones principales.
Desde sus inicios como centro urbano, San José ya presentaba importantes estándares de desarrollo, fue la tercera ciudad del mundo después de Nueva York y París en contar con iluminación eléctrica.
  La historia de la gran mayoría de zonas que comprenden el Valle Central se pueden unificar mediante tres temas significativos, el primero tiene que ver con los asentamientos y cacicazgos indígenas que habían poblado lugares como Heredia, Turrialba, Cartago y parte de San José, antes de la llegada de los españoles y que en algunas zonas su presencia data de más de 10000 a 7000 a.C. Estos grupos indígenas alcanzaron altos niveles de desarrollo que puede ser constatado en lugares como el Monumento Nacional Guayabo.
Otro punto importante en la historia en común es la colonización de estos territorios y que si bien no se llevó a cabo en todas las zonas al mismo tiempo tienen significativos rasgos en común que permite establecer cambios en los comportamientos  sociológicos de estas poblaciones.  La transición de la forma de vida de los indígenas y la adaptación de los conquistadores europeos en estas regiones, primordialmente configuradas como valles, son muy importantes para determinar como se establecían los poblados que hoy día están convertidos en ciudades.  El tercer punto y muy importante es el desarrollo del café como motor de desarrollo siendo el Valle Central el lugar más apto climatológicamente para el desarrollo exitoso de esta actividad.  De esta forma comunidades como San José centro y sus alrededores, Santo Domingo, Santa Rosa, San Ramón, Turrialba, el Valle de Orosi y las faldas del volcán Poás se convierten en enclaves importantes en el desarrollo de esta importante actividad agrícola.  El cultivo del café inclina la balanza del poder económico hacia una u otra región, dependiendo de sus aportes de capital a los gobernantes de turno.  El café fue el gran transformador de la Costa Rica de finales del siglo XIX y principios del Siglo XX, tanto social como políticamente en una producción que se centró básicamente en el Valle Central.

Los primeros pobladores

El gran área del Valle Central estuvo habitadas por grupos huetares, era una población amplia establecida en diferentes zonas del valle y que realizaron sus asentamientos  durante los primeros siglos del segundo milenio.  Hasta el momento no se ha podido determinar cuales pueblos indígenas de Costa Rica pueden ser considerados con exactitud como huetares.  El idioma huetar era al parecer lo que se denomina como lengua franca en la que la mayoría de sus pobladores de las comunidades del siglo XVI,  la hablaban o por lo menos la entendían; estos pobladores se ubicaban en la llamada Area Intermedia, principalmente en el Valle Central y las cuencas de los ríos Virilla y Tárcoles.  Estos pueblos reunían características comunes  en la que los patrones de asentamiento eran dispersos, su agricultura estaba basada en el maíz, los frijoles y otros cultivos menores, desarrollaron grandes destrezas y refinamiento en el trabajo de objetos de piedra, tales como metates, mesas y altares ceremoniales.  Al parecer no existía una unidad política entre estas comunidades dispersas, de lo que se desprende una gran variedad de relaciones subordinadas que producían enfrentamientos bélicos.  Algunos de los principales reinos huetares fueron los del Rey Garabito, en la vertiente del Pacífico; el reino de Pacaca, y los amplios dominios de los reyes Guarco y Correque, que se extendían desde el Río Virilla hasta Chirripó.

Los historiadores  ha dividido a los huetares en dos categorías, de Occidente y de Oriente y se ha indicado el Río Virilla como la división entre ambos grupos. Sin embargo, entre los huetares del Rey Garabito y los ubicados en Pacaca no parece haber existido relación alguna de subordinación o dependencia, aunque pertenecieran al mismo grupo cultural, por lo que  a estos dos grupos específicos se les denomina huetares del norte y huetares del sur. El Rey Garabito tenía bajo su autoridad a otros reyes, que en un documento de 1569 los españoles  enumeran con los nombres de Corobicí , Abazara, Chucasque, Barva y Yoruste. De éste último se dice que confinaba con Curriravá (Curridabat), población situada en el sector Occidental del Valle Central, al sur del río Virilla, por lo que puede decirse de modo general que los dominios de Garabito se extendían desde la costa pacífica hasta ese río.
En el reino de Pacaca, independiente de Garabito, gobernaba en el decenio de 1560 un rey llamado Coquiva, quien se sometió con poca o nula resistencia a los españoles, pues su ámbito geográfico de autoridad no parece haber sido muy vasto. La autoridad de los reyes de los llamados huetares de Oriente, que en el decenio de 1560 fueron El Guarco y Correque sí parece haber alcanzado un ámbito muy extenso de dominación, desde las márgenes de Virilla hasta la región de Chirripó, con numerosos reyes y pueblos subordinados, entre ellos Aserrí, Corriravá, Ujarrás, Atirro, etc.

Los diferentes reinos huetares fueron gradualmente sometidos por los españoles en la segunda mitad del siglo XVI, y sus sociedades fueron desarticuladas casi por completo. Tanto el Rey Garabito como el Rey Correque terminaron por rendirse ante los españoles. Se les obligó a asentarse en las reducciones establecidas por las autoridades españolas y la Iglesia, en una cadena de pueblos ubicados en áreas geográficamente accesibles a la población española, tales como Barva, Pacaca, Curridabat, Aserrí, Cot, Quircot, Tobosi, Ujarrás, Orosi, Tucurrique, Turrialba y otros. Estos pueblos quedaron sometidos a las instituciones de la encomienda y el repartimiento.  Diezmados por las enfermedades, el trabajo forzoso y la destrucción de sus modos tradicionales de producción y de vida, los huetares sufrieron un rápido proceso de aculturación, que llevó a la desaparición total de su lengua, su religión, sus nombres propios y otros muchos elementos de su cultura; por ejemplo, se sabe que para 1675, todos los indígenas del Valle Central de Costa Rica hablaban ya español. Actualmente, el único grupo indígena que conserva algunas tradiciones de la cultura huetar es el de los indígenas de Quitirrisí y Zapatón, en los cantones de Mora y Puriscal respectivamente, en la provincia de San José.
La conquista y poblamiento
La conquista del territorio del Valle Central se inicia con lo que se conoce como la segunda parte de la conquista española en Costa Rica, pues en el período que comprende desde 1522 con las primeras expediciones de Andrés Niño y Gil González Dávila por los litorales, algunas pequeñas incursiones a tierra la fundación en 1524 de Villa Brucelas en la costa este del Golfo de Nicoya por Francisco Córdoba.  Luego de esto las expediciones se suspendieron por un prolongado período de tiempo

El primer fundador de un asentamiento en el Valle Central fue Juan de Cavallón, luego de haber ingresado por Guanacaste, avanzó hacia el interior de la región hasta fundar la Ciudad de Garcimuñoz, en marzo de 1561, donde hoy se encuentra la ciudad de Santa Ana.  Al año siguiente se nombra  nuevo gobernador al joven Juan Vázquez de Coronado, quien siguió la ruta abierta por Cavallón un tiempo antes . Llegó a Garcimuñoz el 20 de noviembre de 1562 en donde tuvo un enfrentamiento con los caciques Garabito y Coyoche, los cuales fueron reducidos por las fuerzas españolas y sometidos en breve tiempo; más por la persuasión que por la fuerza, el gobernador logró la sumisión de muchas otras tribus del interior del país.  Para 1563 Vásquez de Coronado en persona fundó en el valle del Guarco la ciudad de Cartago, trasladándose a ella a todos los habitantes de Garcimuñoz, la cual quedó despoblada.

El proceso de conquista del Valle Central fue tardío y a partir de 1561 permitió que durante la época colonial, el territorio de la provincia de Costa Rica estuviera bajo la completa jurisdicción del Cabildo de Cartago, quien monopolizó el control político, económico, social y cultural de la Provincia junto a la figura del gobernador. Para el establecimiento de pueblos indígenas, fueron nombrados corregidores, éstos velaban por mantener agrupados a los indígenas y porque cumplieran sus funciones. Se crearon también en los pueblos indígenas puestos de alcalde, con el objeto de administrar la justicia, los que eran ejercidos por los caciques y junto con el contubernio de los curas doctrinarios se mantenía en estas reducciones el estricto control religioso y socioeconómico.
Conforme avanzó el proceso de colonización y la disminución de las poblaciones huetares del Valle Central por las enfermedades y por el sistema esclavizante de las encomiendas impuesto por el nuevo gobernador Perafán de Rivera, los terrenos ocupados por indígenas iban siendo ocupados por  los europeos y los mestizos, este era el caso de las poblaciones indígenas del Valle del Guarco, Aserrí, Curridabat, donde la presencia indígena fue prácticamente borrada, dejándose los españoles las mejores tierras.

Estos cambios se empezaron a dar a finales del  siglo XVI cuando se realizó el doblamiento o aumento de tamaño de las población en el del Valle de Aserrí,  a su principal centro de población se le nombró como Mata Redonda.  En un intento por  facilitar el tránsito entre las poblaciones de San Bartolomé de Barba y Aserrí o Curridabat, en 1736, se dispuso fundar una nueva población que sirviera a los viajeros para descansar y abastecerse. El sitio elegido fue una planicie situada entre los ríos que hoy conocemos como Torres y María Aguilar, pero entonces era conocido como la Boca del Monte.  De este modo el 21 de mayo de 1737 se fundó el primer caserío y se levantó una humilde ermita de adobe, para ofrecer servicios religiosos.

Luego de la construcción de la ermita, pasarían 14 años para poder inaugurar una pequeña iglesia dedicada al patrón San José en 1751; y el sitio se empezó a conocer como Villa Nueva de la Boca del Monte, pero ésta aún no contaba con un poblado que la circundase. Solo había algunas casas dispersas por la zona.  Para 1755, la ermita se mantenía desierta a pesar de las órdenes repetidas de autoridades para poblar la zona. Los lugareños pretextaban la carencia de agua en el lugar.
Así pues, las autoridades actuaron al respecto y, gracias a las condiciones de víveres suministradas por los pobladores, se llevó a cabo la obra que dotó de agua al lugar.  Pese a estas importantes mejoras la gente continuó resistiéndose a mudarse, el Alcalde de Cartago, Tomás López del Corral, publicó un bando en el que ordenó a los pobladores que vivían desperdigados por el valle, agruparse definitivamente en la población de la Villita, alrededor de la ermita de la Boca del Monte. En 1776, la ermita fue trasladada como iglesia al sitio que hoy  ocupa la Catedral Metropolitana y se le dio el título de parroquia.
Mientras tanto la ciudad de Cartago era una ciudad con una mayor estructura y población, había sido fundada desde 1563 en un valle fértil y de clima fresco ocupado por los huetares. La historia de Cartago esta ligada a los traslados y a los tres devastadores terremotos que la ciudad ha recibido y que en parte contribuyeron a que San José tomara ventaja en su desarrollo.  Después de su fundación, en 1572, debido a las condiciones del terreno, el gobernador Perafán de Rivera trasladó Cartago donde hoy se encuentra San José, pero en 1575, Anguaciana de Gamboa la devuelve donde actualmente esta la ciudad, la cual fue capital colonial de la provincia y luego del Estado de Costa Rica hasta 1823. aquí se concentró una gran cantidad de pobladores los cuales fueron sorprendidos primero en 1822 por el terremoto de Estanislao, luego fue destruida el 2 de septiembre por el llamado terremoto de San Antolín, que prácticamente la dejó arrasada, aunque solo se contabilizaron 16 muertos.  Un nuevo sismo, el terremoto de Santa Mónica, ocurrió el 4 de mayo de 1910, volvió a destruirla completamente y causó centenares de víctimas y heridos.  A raíz de este sismo las autoridades costarricenses diseñaron un código anti sísmico de construcción y como primera medida se prohibió la construcción con adobe y bahareque, se exigió la armadura en las paredes y la construcción sobre ciclópeos.  Estas medidas han sido esenciales en la disminución de daños evitando cientos y hasta miles de muertes en los constantes movimientos telúricos que el país ha sufrido en los últimos 100 años, a diferencia de las ciudades de Guatemala, Sal Salvador y Managua cuyas estructuras de estos materiales y sin refuerzos ocasionaron miles de muertos.

Orosi y Ujarraci o Ujarrás eran pueblos de origen indígena, fueron "visitados" por don Ignacio Cota, en 1561, quien fuera alférez del conquistador español Juan de Cavallón. Orosi fue eregido en parroquia en 1573, diezmada su población indígena por enfermedades traídas por los españoles, fue repoblado con indios procedentes de los pueblos de Jesús del Monte y San José Pejibaye entre los años 1756 y 1765, un año después se estableció un convento en 1766.

En Ujarrás, entre 1561 y 1569 se erigió una ermita de paja, que se dedicó a la Santísima Virgen María en el título de Purísima Concepción, primera edificación que se levantó en honor de María, en nuestra incipiente provincia.  Una iglesia de adobes con horcones y teja se construyó entre 1575 y 1580, la cual fue reparada por el gobernador don Gregorio de Sandoval. A finales del siglo XVII, entre 1681 y 1693, siendo gobernador don Miguel Gómez de Lara, se construyó el templo de calicanto en el valle de Ujarrás, dedicado a nuestra señora de la Limpia Concepción del Rescate.  El 17 de octubre de 1778, nació en el pueblo de Ujarrás, don Florencio del Castillo, quien siendo presbítero y diputado de la provincia de Costa Rica ante las Cortes de Cádiz, España, logró que estas promulgaran el 18 de octubre de 1813, un decreto otorgando el título de Villa a varias poblaciones principales de nuestro territorio, entre las cuales estaba Ujarrás.

Este proceso de repoblamiento sustituyendo asentamientos indígenas por villas de colonos y mestizos se dio más aceleradamente a partir de la segunda mitad del Siglo XVI y se extendió homogéneamente por las diferentes zonas del Valle Central, de esta forma Heredia, Alajuela,Turrialba, Paraíso de Cartago, Villa Colón, Santa Ana y la parte sur del Valle tuvieron un inicio parecido, en el que  nacían en torno a una ermita donde antes hubo un poblado indígena.  La mayoría de los nuevos habitantes del Valle Central se dedicaban a la agricultura de subsistencia y el comercio en la provincia de Costa Rica era precario y muy limitado hasta el desarrollo del cultivo del café.
El Valle Central es sinónimo de café

El año de 1720 es la fecha probable de la introducción del café a América, cuando las primeras semillas de la especie Coffea Arábica, variedad Typica llegaron a la isla Martinica, Antillas, que luego fueron sembradas en la Provincia Costa Rica a finales del siglo XVIII.  En esa época nuestro país tenía una agricultura de subsistencia y la historia costarricense cambió desde 1808: bajo la égida del gobernador Tomás de Acosta empezó a arraigarse en nuestro suelo el cultivo del café, pilar importante de la economía y la cultura tica.
 
Costa  Rica fue el primer país centroamericano que estableció esta floreciente industria la cual se favoreció por varios factores.  Los lugares en el Valle Central alrededor de los cuales se hicieron las primeras plantaciones, se caracterizaban por suelos de origen volcánico, sumamente fértiles; una temporada lluviosa y otra seca, temperaturas relativamente uniformes y favorables a lo largo de todo el año para el desarrollo de la planta.  Destacadas personalidades contribuyeron con el desarrollo del cultivo y se ha asignado al Padre Félix Velarde como el primer sembrador, quien en 1816 hace referencia a su solar o patio sembrado con plantas de café. El primer cafetal estuvo 100 metros al norte de la Catedral Metropolitana, en el cruce de la Avenida Central y Calle Cero.
 
Luego de la Independencia, en 1821, los gobiernos municipales fueron los primeros en incentivar este cultivo con políticas de entrega de plantas y concesión de tierras a quienes se interesaran en esta empresa. La municipalidad josefina, pionera en ese esfuerzo, fue pronto emulada por los cuerpos administrativos de otros asentamientos: Cartago y Tres Ríos.   Conforme crecían las primeras plantas se incrementaba el interés de los costarricenses por su cultivo. Ya en 1821 se contaba con 17 mil cafetos en producción, habiéndose efectuado la primera exportación de 2 quintales de café a Panamá en 1820.  Alrededor de 1840, don Braulio Carrillo decretó que las tierras al oeste de San José, en Pavas, se dedicaran a siembras de café.  El Jefe de Estado pensaba que el Gobierno debía dirigir la política cafetalera y encargarse de buscar mercados y que el más importante era el inglés. Por eso, paralelo al apoyo de la siembra ordenó construir el camino al Atlántico que le permitiría a Costa Rica tener una ruta directa hacia los puertos británicos.
Transcurrieron algunas décadas entre la introducción del café y su consolidación como producto de exportación. En ese lapso las autoridades de Costa Rica tomaron una serie de medidas para impulsar esta industria, entre las que destacan: 1821: la Municipalidad de San José distribuye plantas de café gratis entre los vecinos; 1825: el Gobierno exime al café del pago del diezmo; 1831: la Asamblea Nacional decretó que cualquiera que cultivara café por 5 años en tierra baldía podría reclamarla como suya. De esta forma este cultivo se extendió a Heredia donde los principales productores estaban en Santo Domingo, Santa Rosa y San Joaquín de Flores.  Cartago extendió sus sembradíos hacia Tres Ríos, Orosí, Ujarás, y las zonas al sur este del Volcán Poás.

En las primeras décadas del siglo XX fueron muchas las invenciones introducidas para reducir el tiempo de beneficiado y aumentar la calidad del café: sobresalieron las máquinas secadores (guardiolas), despulpadoras, pulidoras y clasificadoras.    Como no todos los productores tenían la capacidad económica para invertir en la instalación de beneficios húmedos, se fue conformando un grupo de beneficiadores que recibía la cosecha de muchos productores pequeños.  Estos empresarios establecieron normas muy estrictas para la recepción del café de sus clientes lo cual unificó las calidades y tamaño de los granos, esto incidió directamente en la reputación internacional del café costarricense en el extranjero. 

El café fue sin duda el principal factor de desarrollo de la Costa Rica del siglo XVIII y XIX, se invirtió en infraestructura para poder movilizar el café fuera del país como el Ferrocarril al Pacífico y el del Atlántico, la mejor prueba existente no sólo de su beneficio económico sino de la  zona que lo vió nacer es el Teatro Nacional, construido gracias a el impuesto a las exportaciones del café y a  escasas dos cuadras de donde estuvo el primer cafetal de Costa RIca.  Actualmente las mejores tierras para el cultivo de este "grano de oro" están siendo substituidas por asfalto y cemento y los mejores cafetales de Costa Rica has quedado bajo las ciudades y urbanizaciones.  Los cultivos se han trasladado hacia otras zonas que no han sido tradicionalmente cafetaleras y que están teniendo un éxito impresionante, como es el caso de Naranjo, las faldas del volcán Poás, Tarrazú, Turrialba y algunos lugares de Guanacaste y el Pacífico Sur.

 
Ciudades
Aeropuert oInternacional Juan Santamaría / International airport Alajuela
Alajuela es la segunda provincia más importante de Costa Rica debido a (...)
Barva de Heredia Barva-Birrí
La ciudad de Barva es una de las más antiguas de la historia de Costa (...)
Basílica de los Ángeles Cartago
Cartago fue la capital de Costa Rica desde inicios de la colonia y (...)
Catedral colonoal de Heredia Heredia
La ciudad de Heredia es la cabecera de la provincia que lleva el mismo (...)
Perez Pérez Zeledón
La ciudad de San Isidro del General es una de las más pobladas de Costa (...)
Poás Poás
La zona de Poás abarca poblaciones como San Pedro de Poás, Fraijanes, (...)
Museo de Arte Costaricense/ Costarican Museum of art San José Centro y Este
La capital de Costa Rica encanta a sus visitantes por la multiplicidad (...)
Casa de Adobe, Ezcazú San José Oeste
En el sector oeste de la capital San José están localizadas los poblados (...)
Turrialba Turrialba
Turrialba es un poblado ubicado en un Valle por lo que se encuentra (...)
Valle De Orosi, Cartago Valle De Orosi
El tranquilo Valle de Orosi es un lugar que ofrece atractivos naturales (...)
Reportajes y Noticias
Observe las aves del Parque Nacional Juan Castro Blanco
31 de Octubre de 2012

El parque es uno de los más recientes en crearse en Costa Rica, y cuenta con un impresionante recurso hídrico de gran importancia para la zona norte del país.
Relájese entre los ríos y la naturaleza del Parque Nacional Tapantí
29 de Octubre de 2012

En Tapantí el visitante disfruta de una flora y fauna rica y representativa de Costa Rica.
Puntarenas cuenta con nuevo Balneario
12 de Octubre de 2012

Infraestructura se suma a atractivos turísticos de la provincia.
58 artistas exhibirán sus fotografías en Expo Foto 2012
11 de Octubre de 2012

Además de apreciar 103 fotografías, el público podrá participar de un encuentro comercial y de siete charlas para un mayor crecimiento profesional.
La fiesta del teatro tico es en octubre
09 de Octubre de 2012

En el VII Encuentro Nacional de Teatro se realizan talleres y cursos que acercan a los creadores a la meditación para el mejoramiento de sus trabajos y al fomento del intercambio artístico.
Día Mundial del Turismo reconoció a empresas comprometidas con la sostenibilidad
08 de Octubre de 2012

59 empresas de hospedaje, 10 tour operadores, 1 empresa rentadora de vehículos y un parque temático sostenible, recibieron este año la Certificación para la Sostenibilidad Turística (CST).
“Pentadrama” llega al Teatro Vargas Calvo
05 de Octubre de 2012

La puesta en escena responde varias interrogantes de la sociedad tica de inicios del siglo XXI. La temporada finaliza el 18 de noviembre.
Teatro Universitario de la UCR vuelve a escena con la obra “Woyzeck”
04 de Octubre de 2012

La obra del dramaturgo alemán Georg Buchner narra la historia de Franz Woyzeck, un soldado raso con quien el ejército hace diferentes experimentos. Disfrútela hasta el próximo 21 de octubre.
Museo Calderón Guardia exhibe “Imágenes del cielo, la tierra y el inconsciente”
03 de Octubre de 2012

Luis Chacón presenta la obra retrospectiva de 45 años de labor artística: “Una retrospectiva es como compartir el álbum de la vida de uno con todo el mundo”.
Amarillo Cian y Magenta ofrecerá concierto en la UCR
02 de Octubre de 2012

La banda ofrece una mezcla de ritmos originarios de diversos lugares y culturas del mundo que da como resultado una música mestiza, como la cultura costarricense.