Buscar:
Search:
Boletín:
Newsletter:
Suscribe Newsletter / Suscribase Boletin Facebook twitter YOUTUBE Idiomas: Languajes:
Costa Rica Explorer Guide
Costa Rica's best
online magazine
 
Costa Rica Reportajes Noticias Agenda Cultural ¿Quiénes somos? Alquiler de carros Pauta y Servicios Red Cultura Inicio
 
Costa Rica
 
Historia de Costa Rica
Descripción General
Historia de Costa Rica
Datos Generales
Información de migración y visas
Monumento Nacional
La campaña de 1856 otorgó a los costarricenses un grado de nacionalidad y pertenencia que antes no habían experimentado...
Período Precolombino

La región que actualmente comprende Costa Rica fue un área de confluencia entre las grandes poblaciones indígenas del sur como Perú y Bolivia y las  de la península de Yucatán en el norte.  Se estima que estuvo habitada desde 5000 a.C. Las poblaciones indígenas eran más bien escasas,  pero debido al contacto con culturas más numerosas lograron un desarrollo  amplio en las artes de la orfebrería, la cerámica policroma y la talla en piedra.  Ejemplos bellísimos de este desarrollo están presentes en el Museo Nacional, el Museo de Jade y el Museo del Oro Precolombino en San José, capital de Costa Rica.  La lengua chibchas hablada entre las poblaciones del caribe y zona sur indican una fuerte influencia sudamericana, lo que comprueba la condición de centro de intercambio cultural mesoamericano. 

Uno de los ejemplos más impactantes del desarrollo artístico y cultural de los pobladores, principalmente de la zona del Río Grande de Térraba, fue la confección de esferas talladas en piedra con un 99% de perfección, únicas en su tipo y en el mundo, se desconoce su propósito y las hay desde pocos centímetros de diámetro hasta otras enormes de 4 metros de circunferencia.  

La zona de Costa Rica tenía como centro religioso más importante el asentamiento de Guayabo, en la zona de Turrialba, del que hoy se conservan gran parte de su estructura de piedra original como Monumento Nacional, como centro religioso se comunicaba por medio de senderos de varios kilómetros con otras poblaciones indígenas, algunas muy alejadas que llegaban hasta las zonas costeras de ambos litorales.   

Las diferentes etnias indígenas que habitaban el territorio costarricense se dividían en nueve:  Bribris, Cabécares, Guaymíes, Guatusos o Malekus, Borucas o Bruncas, Térrabas, Huetares, Chorotegas, Miskitos.  Algunos de estos grupos como los Bribris conservan su lengua en forma escrita y oral y otros grupos como los Térrabas han sido asimilados por la forma de vida rural no autóctona.  Otros como los Chorotegas mantienen su tradición y costumbres étnicas con la elaboración de cerámica de barro de olla, creando hermosas figuras y vasijas policromas.

La población se alimentaba principalmente de maíz, tubérculos, pejibaye, frutas de temporada, cacería de especies menores y pesca, lo que constituía una dieta balanceada y saludable y la economía se basaba en el trueque de productos con otras poblaciones similares.

Se estima que la población de indígenas en nuestro territorio era de 100.000 habitantes para el período en que los españoles tocaron las costas del Caribe.  A partir de su llegada las pocas poblaciones indígenas del país  fueron afectadas, en primer orden por las enfermedades traídas por los españoles, para las cuales los indígenas no poseían defensas naturales y en segundo por la esclavitud en trabajos agrícolas y de construcción, en algunas ocasiones los indígenas se enfrentaron a los invasores y en otros casos huyeron hacia las zonas montañosas más altas como las montañas de Talamanca donde establecieron nuevas comunidades. 

La conquista

A pesar de que la presencia de la iglesia católica durante el período de conquista exigió un mejor trato a los grupos indígenas, ayudó en gran parte a la eliminación sistemática de sus tradiciones, cultos religiosos y formas culturales de vida. Estas se preservan en la actualidad gracias a los grupos que pudieron evadir la influencia de la colonia, ocultos en las zonas que actualmente conforman reservas indígenas.

La colonización española en la región se llevó a cabo de una forma muy lenta, no por la oposición indígena sino por otra serie de aspectos, si bien es cierto la zona más fértil era el Valle Central, era también un terreno accidentado y de difícil acceso, por otra parte al ser poblaciones indígenas pequeñas, no se contaba con suficiente mano de obra esclava y la distancia a la que se encontraba de la  Capitanía General de Guatemala limitaba y retrasaba todos los proceso de comunicación con las autoridades españolas, y a diferencia de su nombre, en Costa Rica no se encontraron importantes cantidades de oro.

Luego de 1502 fecha en que llegó Cristóbal Colón a tierras costarricenses, algunos españoles organizaron expediciones para reconocer el nuevo territorio.  Estas expediciones siguieron hasta 1575.  Todas estas expediciones debían contar con la autorización de la corona Española y tomaron gran importancia a partir de 1513, año en que Vasco Nuñez de Balboa descubrió el
Mar del Sur (Océano Pacífico), lo que despertó el interés por abrir nuevas rutas y descubrir nuevas tierras. Se considera el período entre 1502 y 1543 como la primera etapa de la conquista que consistió básicamente en el reconocimiento del territorio. Principalmente se exploraban la línea costera, se establecían poblados de poca duración, los cuales sirvieron para iniciar el dominio de las poblaciones indígenas.

Luego de 17 años sin expediciones éstas se reiniciaron entre 1560 a 1575, Todas las exploraciones se supervisaban por la Capitanía General de Guatemala y se facilitó la salida de europeos gracias al establecimiento de las poblaciones de León y Granada en Nicaragua.  Los poblados se establecieron con fines permanentes y se inicio la conversión de los indígenas a la fe católica, también durante este período se comenzó a enseñar a los indígenas el español.

A partir del establecimiento de más poblaciones por diferentes regiones del territorio nacional y la oposición indígena subyugada, comienza el período de colonización y el establecimiento de centro urbanos organizados.

La colonia de 1575 a 1750

Los primeros pobladores de Costa Rica practicaban una agricultura de subsistencia, producían lo necesario para su sustento y exportaban unos pocos productos principalmente a las poblaciones de León y Granada, exportaban maíz, miel de abeja, gallinas, frijoles, cerdos y algunos productos propios indígenas como hamacas y cerámica. Estos a su vez importaban textiles, herramientas y algunos objetos suntuosos.

 Para 1601 se abrió el Camino Real que comunicaba a Cartago pasando por los territorios de Esparza y Guanacaste hasta llegar a Nicaragua, éste a su vez seguía hasta Guatemala, comunicando por tierra a todas las provincias de la Capitanía General. 

Una de las principales exportaciones de Costa Rica fue la de mulas, estas bestias de carga eran de gran importancia para el transporte de todo tipo de productos, siendo la zona del Pacífico el principal centro de crianza, luego la producción de mulas en Nicaragua y Honduras debilitó la producción de Costa Rica hasta carecer de importancia en 1650.

A partir de 1660 el cacao tomo auge como producto de exportación, aún así para la primera década de 1700 las esperanzas de alcanzar una inserción próspera en la estructura comercial de la época desaparecieron rápidamente.  Las exportaciones cacaoteras decayeron debido a los altos impuestos establecidos por la Corona Española, la falta de caminos y puertos  apropiados y deficiencias en la calidad.  También influyó la competencia de otras zonas más poderosas como Maracaibo, Guayaquil y Caracas.

La frágil economía costarricense era manejada a antojo de los incipientes grupos de poder, elites de comerciantes y terratenientes que incidían directamente en la política y distribución de la riqueza, lo  que comenzó a cimentar una marcada diferenciación social.  A pesar de eso,   las cargas tributarias exigidas por la Corona Española comenzaban a ser una carga cada vez más pesada para el pequeño pueblo de la Provincia de Costa Rica, y junto con el resto de provincias, a fines del siglo XVIII estudiaban tímidamente la posibilidad de separarse del Reino de España.

Vida independiente

Costa Rica, junto con las otras provincias de la Capitanía General de Guatemala lograron su independencia del reino español en 1821, para el año siguiente Agustín de Iturbide se proclama emperador de México y propone a los  estados recién independizados unirse a lo que según él sería el gran imperio de México.  Las provincias estaban divididas internamente sobre si pertenecer al nuevo imperio de México o buscar la independencia total.  En Costa Rica las provincias de Cartago y Heredia, de corte conservador estaban a favor de la idea de Guatemala de unirse al imperio de Iturbide, mientras que las de Alajueja y San José estaban a favor de la independencia total, siguiendo los ejemplos de emancipación de los Estados Unidos y Francia.  Los grupos más conservadores de Cartago tomaron el cuartel para forzar la decisión de pertenecer a México, lo que provocó la reacción  de las provincias liberales,  lo que al final provocaría la primera guerra civil en Costa Rica, conocida como la batalla de Ochomogo del 5 de abril de 1823.  Como resultado de esta batalla Cartago perdió el título de capital y fue trasladado  a la ciudad de San José, que para la época contaba con más desarrollo y era el centro del comercio.  Irónicamente para cuando la batalla terminó,  hacía semana que el fugaz Imperio de Itubide había colapsado.

Posteriormente Costa Rica pasa a formar parte de la República Federal de Centroamérica, lamentablemente los protagonismo de todas las provincias prevalecen sobre el interés común y la federación se disuelve a partir de 1842, año en Costa Rica toma las riendas de su propio destino.

La Campaña de 1856 y final del Siglo XIX

Los intentos expansionistas y esclavistas del entonces sector conservador de los Estados Unidos favorecieron que el mercenario estadounidense William Walker utilizara el el concepto del "Destino manifiesto" como excusa para invadir Centroamérica, doblegarla a la esclavitud y anexar su territorio a los Estado Unidos.  Esta amenaza fue heroicamente repelida por las tropas costarricenses al mando de su presidente Juan Rafael Mora Porras, quien delegó en el general José María Cañas Escamilla la formación del Ejercito Nacional de Costa Rica.

El ejercito combatió valientemente en la hacienda Santa Rosa en Guanacaste el 18 de marzo de 1856 al mando del hermano del presidente, José Joaquín Mora Porras, la batalla duró aproximadamente 15 minutos, en la que obligaron a los filibusteros a huir por las montañas de Guanacaste.

El 11 de abril de 1856 tuvo lugar la batalla de Rivas, Nicaragua en la que las tropas dirigidas por el Presidente Mora Porras, vencieron a las de Walker, en esta batalla el Ejercito Nacional de Costa Rica tuvo considerables bajas.  El hecho más notable de la batalla fue la quema del mesón donde se ocultaban los filibusteros, tras varios intentos al final el soldado Juan Santamaría de Alajuela logró incendiarlo a costa de su propia vida, por este acto sería proclamado Héroe Nacional de Costa Rica, aunque el verdadero héroe de la Campaña de 1856 es el Presidente Mora Porras el cual sería fusilado años más tarde por sus detractores.

Parte del ejercito de Costa Rica se contagió del cólera en Nicaragua,  diezmando el ejercito y extendiendo la epidemia por gran parte de Costa Rica, se calcula que más del 10% de la población nacional murió a causa de esta terrible enfermedad.

La celebración de la campaña de 1856 se celebra el 11 de abril, año de la quema del mesón en Rivas, pero fue la toma de la Ruta del Tránsito la que puso fin a la guerra contra los filibusteros a favor de Costa Rica y Centroamérica.  En una osada estrategia el militar costarricense Máximo Blanco tomó por sorpresa los enclaves filibusteros cortando las vías de abastecimiento de éstos, obligándolos a rendirse.  William Walker fue finalmente fusilado en Honduras en 1860.

La campaña de 1856 otorgó a los costarricenses un grado de nacionalidad y pertenencia que antes no habían experimentado, ésta permitió consolidar un gran aprecio hacia la libertad y  la paz, elevando los valores patrióticos e institucionales por encima de los valores económicos.  Se experimentaron grandes cambios en las formas de dirigir los gobiernos y la inversión de estos en el pueblo se hizo cada vez más patente. Se avanzó en educación, salud pública e infraestructura.

La llegada del café, como fuente principal de ingresos volvió a cambiar el ajedrez político de Costa Rica.  Para el final del siglo XIX las exportaciones de café produjeron una polarización de los aportes económicos y una mala distribución de la riqueza.

Hacia 1870 se conformó un círculo de políticos e intelectuales de carácter reformista, al mando del Dictador Tomás Guardia, cuya intención era modernizar el estado y la sociedad, querían fortalecer el Poder Ejecutivo, expandir la agricultura capitalista, principalmente del café.

Para entonces el poder residía en los grupos de familias cafetaleras que colocaban en el gobierno a quienes los pudieran favorecer.  Situación que prevaleció hasta inicios del Siglo XX.

Siglo XX

El hecho más significativo del Siglo XX fue la guerra civil de 1948, a partir de este conflicto que se originó en la defensa por la transparencia electoral, costa Rica toma un rumbo de desarrollo diferente al resto de la región centroamericana.

Para 1948 el Partido Republicano Reformista ya tenía muchos años en el poder, primero con León Cortés Castro y luego a partir de 1940 con Rafael Angel Calderón Guardia, por lo que movilizaron al congreso para que anulara las elecciones en las que resultó electo Otilio Ulate del sector liberal, devolviendo el poder al sector republicano, ante esto, José Figueres Ferrer encabeza un movimiento de lucha armada que da inicio a la guerra civil de 1948, resultando vencedor y restituyendo a Ulate en el poder, legitimado por el sufragio popular.  Como hecho más significativo de esta guerra, el vencedor y jefe de la junta de gobierno provisional Figueres Ferrer proclama la abolición del ejercito costarricense como institución, este acto sin precedentes desarticula la posibilidad de un golpe de estado por los militares afines al partido destituido y permite que el gasto militar sea utilizado en educación e inversión social.  Surge el partido Liberación Nacional luego de la guerra civil, el cual será protagonista de importantes reformas sociales y económicas, se nacionaliza la banca y se crea el Instituto Costarricense de Electricidad, con el fin de democratizar la inversión en energía y la generación de electricidad a partir de fuentes limpias y renovables.  Gracias a este cambio Costa Rica experimenta en la década del 50, el 60 y parte de los 70 un crecimiento sostenido sin precedentes.  

A finales de los 70s el incremento en los precios mundiales del petróleo, unido a las exigencias del Fondo Monetario Internacional, pone en apuros la economía de Costa Rica y la obliga a reinventar las formas de atraer divisas.  Como hecho notable es el apoyo que el gobierno de Rodrigo Carazo Odio da al pueblo nicaragüense en su lucha para librarse de la dictadura de Anastasio Somoza.  

En el principio de la década de 1980  el entonces presidente Luis Alberto Monge declara a Costa Rica neutral en cualquier conflicto armado en el mundo. Este principio de neutralidad  le dará a Costa Rica una posición privilegiada en la ONU.  En esta misma década el panorama político interno empieza a cambiar, una coalición de unidad que reúne a los pequeños partidos de oposición forma el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) e inician una sistemática oposición al Partido Liberación Nacional (PLN), dando inicio a un sistema bipartidista que alternan el gobierno y que termina en 2002 con la casi desaparición del PUSC.  En 1987 el entonces presidente Oscar Arias Sánchez, gana el Premio Nobel de la Paz por su plan de pacificación de los conflictos armados de Centroamérica.  Desde entonces, y aunado al principio de neutralidad,  la reputación de Costa Rica como precursor de la paz en la región y global es reconocida en todo el mundo.

Costa Rica es reconocida mundialmente por ostentar desde 1948 la democracia más antigua, transparente y consolidada de toda la América Latina.

Actualidad.

En el presente siglo Costa Rica logra establecerse como destino de ecoturismo, siendo el turismo en la actualidad la mayor fuente de ingreso de divisas.  Con más del 25% de su territorio protegido entre parques nacionales o áreas de conservación, se convierte en pionera de la conservación del medio ambiente y es reconocida como uno de los pocos destinos internacionales con opciones verdaderas de turismo ecológico.

La inversión extranjera en productos de alta tecnología, ha reconocido en Costa Rica varios factores importantes como el alto nivel educativo de su población, un clima de estabilidad político y social  y adecuadas políticas de atracción de empresas, lo que ha logrado  que prestigiosas compañías internacionales establezcan en Costa Rica sus fabricas, lo que representa en la actualidad una importante fuente de ingresos para sectores calificados de la población.

En el campo político el sistema bipartidista ha sido sustituido por uno multipartidista, el cual ha incorporado a sectores tradicionalmente alejados del escenario político, dando espacio al  Partido Acción Ciudadana como segunda fuerza política y al Movimiento Libertario como tercera en intención de votos.  Los últimos escándalos de corrupción en la función pública han despertado un interés más crítico del ciudadano sobre el acontecer político.
Encuentre los mejores servicios para disfrutar Costa Rica
RENT A CAR / ALQUILER DE VEHÍCULOS / COSTA RICA